Razones para comprar alimentos ecológicos

Los beneficios de la alimentación ecológica es cada vez una alternativa más fuerte a la comida tradicional, a veces no tan saludable como quisiéramos, sobre todo cuando hablamos de los pequeños de la casa.

Por ello hay que tener este tipo de alimentación muy en cuenta, ya que sus beneficios son múltiples.

Están libres de antibióticos y hormonas, ya que los animales de los que proceden dichos alimentos han sido criados y alimentados de forma totalmente natural. Esto es muy importante, sobre todo si tenemos en cuenta la repercusión e importancia que tuvo el mal de las vacas locas, originado por estar alimentadas con carne de otras vacas, lo que podía producir encefalopatía espongiforme bovina, una enfermedad que afectaba también a los humanos.

También hay que tener en cuenta que estos animales, los criados de forma más natural, viven mejor que los de las granjas industriales, en los que los hacinan en corrales. Los criados de forma natural pueden campar a sus anchas, con lo que se estresan menos. Además, las granjas industriales consumen muchísimos más recursos y contaminan más que las granjas ecológicas, que aprovechan mucho mejor los recursos, llegando a consumir un 70% menos de energía que las industriales.

Por todo esto, consumir los productos ecológicos trae más beneficios de los que pensamos, tanto directos como indirectos.

Anuncios

Los beneficios de una alimentación ecológica

nuevotiempo.org

Nuestro ritmo de vida actual nos está cambiando los hábitos alimenticios, pero para mal. El estrés, la falta de tiempo para comer y las prisas hacen que olvidemos la alimentación sana y vayamos a lo fácil y rápido, opción que en la mayoría de los casos no es la más saludable.

Pero poco a poco se va implantando la llamada alimentacion ecologica , un tipo de alimentación que con el tiempo va ganando adeptos y que se basa en alimentos elaborados respetando el medioambiente  y con un claro objetivo: mejorar la salud.

La demanda de estos productos es cada vez mayor y más gente empieza a llevar una alimentación ecológica, ya que estos alimentos están libres de residuos y toxinas y aportan muchos beneficios al organismo. Al ser obtenidos de forma natural, su valor nutricional es mucho mayor que los alimentos tradicionales, con bastantes más elementos químicos y añadidos, como los conservantes o colorantes.

Un ejemplo muy claro es la agricultura ecológica, que prefiere el cultivo natural y tradicional a las producciones en masa. Menor cantidad, pero mayor calidad, sabor y beneficios.

Por todo ello, este tipo de alimentación, basada en la naturalidad de los productos, está haciéndose un hueco en el día a día de mucha gente que quiere mejorar su alimentación.

La importancia de la alimentación sana del niño

saborgourmet.com

Cada año cobra una mayor preocupación la alimentación de los niños. Conviene saber que junto con el sueño, la alimentación infantil es el aspecto más importante a cuidar. En Estados Unidos, desde hace una década se están empezando a concienciar de esto. Antes no había campañas que buscaran concienciar a la gente de que la dieta es algo muy importante y que merece la pena preocuparse por estar bien alimentado.

También, con el fin de concienciar a los pequeños sobre la importancia de cuidar el medio ambiente y el grave problema que está suponiendo el cambio climático, está creciendo la venta de alimentación ecológica para niños. Esta es una forma de hacerles crecer no sólo en estatura sino también en valores.

Otra cuestión que no conviene olvidar es el número de comidas que se realizan durante el día. A partir de los dos años, el niño debe acostumbrarse a hacer 4 comidas diarias: desayuno, comida, merienda y cena. Además, es muy conveniente que cada una se realice a su hora y que no se acostumbren desde pequeños a comer a deshoras. Sobre todo, porque, cuando esto ocurre, siempre se comen chucherías y otros dulces que no son nada sanos y sólo aumentan los niveles de glucosa en la sangre.

Por último, un hábito muy bueno es comprar cereales al bebé, ya que es una buena manera de enseñarle a comer fibra desde los primeros años de vida, ya que la fibra es algo muy necesario y diurético.