El control de China sobre sus juguetes

Desde la aparición de diversos casos que alertaban sobre los peligros de determinados juguetes fabricados en China para los niños, como los de la marca Mattel o Fisher Price, el Gobierno chino ha establecido un control férreo sobre la calidad de los juguetes que exporta.

Estas medidas han venido determinadas por escándalos como los de las marcas antes mencionadas, que supusieron pérdidas de millones de dólares para el país, debido a la retirada de licencias de exportación a empresas de juguetes chinas.
El control de China sobre sus juguetes
Las irregularidades en la fabricación de juguetes chinos, hechas públicas en Navidades anteriores, revelaron la utilización de cantidades excesivas de plomo y otras sustancias contaminantes en la pintura de los mismos, lo que dio lugar a la retirada masiva de juguetes y a una justificada preocupación de los padres y Gobiernos occidentales relativas a la seguridad de estos artilugios de entretenimiento para sus hijos.

Juguetes ecológicos para los más pequeños

En la actualidad, cada vez es más complicado ver a niños que se desprenden de su videoconsola para ir a jugar al parque o correr en bicicleta, pero hasta que ellos puedan decidir, somos los padres los que tenemos que cuidar de nuestros pequeños permitiéndoles jugar en total seguridad.

juguetes ecologicos

Es por esto que hasta que nuestros hijos sean bastante mayores, deberíamos encargarnos de que su entorno esté rodeado en gran parte por juguetes ecológicos y respetuosos para el medio ambiente.

Los juguetes ecológicos están generalmente creados con materiales naturales y biodegradables como por ejemplo la madera, el corcho, el papel o cartón reciclado y tejidos de cultivos ecológicos; todos ellos pintados con tintes vegetales y sin disolventes químicos.

Otros muchos juguetes, además de la composición segura, destacan por sus características pro participativas para los niños, ya que se muestran capaces de alimentar su fantasía y enseñarles a jugar en grupo y solos.

En conclusión, lo mejor de todo es librarse del PVC, dejando apartados los riesgos que este compuesto puede generar al ser manipulado y chupado por los más pequeños, y elegir juguetes capaces de estimular y enriquecer con total seguridad.